Residencial

Contamos con 47 plazas para personas válidas o dependientes, distribuidas en 23 habitaciones dobles y una habitación individual.

Contamos además con una habitación aislada y una habitación de enfermería para una mejor atención sanitaria.

Todas las habitaciones están equipadas con mobiliario adecuado para la atención al residente: camas eléctricas con sistema de llamada individual, mesillas, sillas y armarios. Todas ellas cuentan con luz natural y amplios ventanales.

Todas las plantas disponen de servicios geriátricos y baños equipados y adaptados con ayudas técnicas y sistema individual de llamada.

El centro, está distribuido de la siguiente manera:
Planta baja
Entrada, recepción, 2 salones principales, comedor, cocina, sala de enfermería-curas y baños adaptados.
Planta primera
Despacho, depósito de medicamentos, salón de visitas, dormitorios y baños adaptados.
Planta segunda
Salón social, office, vestuarios, despacho médico, sala de rehabilitación y fisioterapia, habitación aislada, habitación de enfermería con baño, dormitorios y baños adaptados.
Planta tercera
Control de personal, peluquería, dormitorios y baños adaptados.
Planta bajo cubierta
Lavandería.

 

Cuidado y bienestar

Nuestras prioridades son el cuidado y el bienestar de nuestros residentes. Escuchamos y entendemos las necesidades de cada persona. El apoyo en las actividades básicas de la vida diaria es fundamental para mejorar la calidad de vida.

Nos aseguramos de que nuestros residentes reciben el mejor cuidado, ofreciéndoles:


  • Alojamiento: utilización de habitación y estancias comunes del centro.


  • Manutención: contamos con cocina propia en el centro donde nuestro personal de cocina se encarga de la elaboración de menús de cocina casera y repostería para los desayunos, almuerzos, meriendas y cenas. Se preparan tartas, bizcochos y otro tipo de repostería para las fiestas de cumpleaños, Carnaval, Navidad y demás celebraciones.


  • Dietética y nutrición: nuestra nutricionista se encarga de elaborar dietas y menús diarios en función de las necesidades de nuestros residentes.


  • Apoyo en las actividades básicas de la vida diaria: higiene personal, vestido, alimentación, movilidad, etc.


  • Animación sociocultural: a través de las actividades de animación sociocultural se potencia el esfuerzo, se fomentan las relaciones personales, la participación, la positividad, la diversión, el compañerismo y el desarrollo social y cultural de cada residente.
    En el centro se llevan a cabo las siguientes actividades: Lectura de libros, poesía, fábulas, refranes, adivinanzas, prensa, grupos de conversación, diferentes tipos de manualidades como dibujo, pintura, collage, realización de puzles, juegos de cartas, dominó, parchís, bingo, taller de música y baile, celebraciones de cumpleaños y otras fiestas, entre otras.

  • Prensa diaria

  • Peluquería: corte de pelo y depilación facial.

  • Servicio de limpieza diaria

  • Servicio de lavandería



Se podrán facilitar el uso de otros servicios complementarios como podología o protésico dental.

Atención sanitaria

Con la finalidad de conseguir el mejor estado de salud posible de cada residente, se elabora y se realiza un seguimiento de un Plan de Actuación Individual que comprende:

  • Atención general de enfermería: valoración y planificación de los cuidados necesarios de enfermería, elaboración y seguimiento de informe clínico para conseguir el máximo bienestar de la persona.

  • Fisioterapia y rehabilitación preventiva: con el fin de mejorar o mantener el estado físico de la persona, retrasar su deterioro mejorando la sensibilidad, recuperación de movimientos, coordinación, equilibrio, etc.

  • Terapia ocupacional: su objetivo es el de mantener la mayor independencia y autonomía posible durante el mayor espacio de tiempo en las áreas de desempeño ocupacional, con el fin de mejorar la calidad de vida del residente.

    • Estimulación cognitiva: estimular y mantener las capacidades cognitivas y prevenir la aparición de posibles deficiencias a consecuencia del envejecimiento o de una patología.

    • Actividades de la vida diaria : mantener la independencia y autonomía en las AVD que todavía conservan y reeducar las que se han perdido o se encuentran alteradas.

    • Terapia funcional: mantener y/o mejorar el desempeño ocupacional como la coordinación, recorrido articular, motricidad, etc.

    • Psicomotricidad y gimnasia: mejorar el esquema corporal, la coordinación, la estructura en tiempo y espacio, etc.


  • Servicio de farmacia: sistemas personalizados de dosificación de la medicación de cada residente.